El oro para damasquinar suele ser puro

DAMASQUINADO DE EIBAR

left-top.gif (1391 bytes)   

SECCIONES

El autor

Productos

Técnicas de grabado

Materiales

Herramientas

Historia del damasquinado

 

 

 

 

 

 

Inicio

aledo4.jpg (5701 bytes)                      aledo2.jpg (5557 bytes)                          aledo6.jpg (5553 bytes)

 

El oro para damasquinar suele ser puro, de 24 kilates, que es el de amarillo natural, también se emplea el oro verde para la obtención de combinaciones que resaltan los dibujos e imprime, con el contraste, mayor elegancia. Este último se consigue aleándolo con plata, y es de 20 kilates. De todo esto se deduce que el oro empleado en las labores de damasquinado es de mejor calidad y más valor que el de 18 kilates, "oro de ley", que es con el que se elaboran las joyas en forma de sortijas, pulseras, etc... Esta circunstancia se explica porque el oro puro es blando, y para que tenga cierta consistencia en objetos de uso, como los que se han mencionado, sin que pierda sus propiedades de inmutabilidad, suele rebajarse mezclándolo con un 25% de otro metal. En el "oro de ley" solamente tres cuartas partes son oro puro. Y lo propio ocurre con la plata; la que se emplea en el damasquinado es pura, de mil milésimas.